Filosofía

Lurmaitte

  • La PEDAGOGÍA VERDE utiliza el paisaje como medio para acercarse y comprender el mundo, y promueve una actitud positiva, no culpabilizadora de la ecología, que favorece el desarrollo de una auténtica conciencia medioambiental.

El contacto con la naturaleza es la base del amor por la tierra, una actitud vital para generar y transmitir conocimientos que nos ayuden a llevar vidas sostenibles, asegurando así nuestra supervivencia en el planeta.

La tierra y todo lo que le rodea (atmósfera, biosfera, océanos…) es nuestro espacio vital, es el refugio que nos cuida y protege; por lo tanto, la naturaleza es nuestro hábitat y nosotros somos seres de la naturaleza.

Para contagiar el amor por la naturaleza, el adulto debe ser un apasionado del mundo natural.

Tener contacto con la naturaleza:

  • Favorece la memorización y los procesos de atención, de desarrollo y de aprendizaje.
  • Garantiza el bienestar de los/as niños/as.

(Heike Freire, Pedagogía Verde) 

“Salir regularmente al campo o a parques y jardines, reduce los síntomas de déficit de atención, mejora el comportamiento y los resultados académicos.”

(Doctor William Bird, Natural thinking)

Los espacios verdes ayudan a pensar con mayor claridad y a enfrentarse al estrés con más eficacia (Ecoterapia).

La naturaleza ofrece un entorno que deja libre la atención, sin dirigirla hacia ningún estímulo en particular. Las personas están más sanas, se adaptan mejor, tienen menos estrés y son más capaces de concentrarse, solo con contemplar unos minutos al día los espacios verdes.

  • Pedagogía de la confianza: el adulto confía en el niño y se basa en su propia capacidad de crecimiento. El juego libre y la interacción con la naturaleza al aire libre, garantiza la autoconfianza y seguridad de las criaturas.
  • Juego libre y espontaneo: el juego es un derecho que está reconocido en las naciones unidas, es una herramienta indispensable para el desarrollo de las criaturas. El ser humano es humano porque juega.

El adulto que observa en el juego libre en la naturaleza debe realizar un “acompañamiento exquisito” a cada niño/a que consiste en; observar y hacer un seguimiento de la evolución de la relación consigo mismo, con la naturaleza, con el grupo y con el adulto.

  • Juego según las necesidades-intereses y deseos de las criaturas: descubrimiento libre del mundo y de uno mismo mediante el juego libre derivado del deseo y necesidades personales.
  • Desarrollo de la creatividad: el niño será creativo con los recursos que ofrece la naturaleza.
  • Al organizar-decidir el juego: personas libres-autónomas-participativas.
  • Mediante el juego se trabaja: la autonomía, claves para la resolución de conflictos, conocer limites personales, autoconfianza…(autorregulación).
  • Para que se pueda completar la autoconfianza de cada niño/a, es indispensable el amor, respeto y aceptación del adulto. En la relación que tiene como base la comunicación no violenta, la ayuda y seguridad que transmite el adulto al niño es clave para ayudarle a construir su propia autoimagen positiva.
Educador (no directivo) === ACOMPAÑANTE (observar, ayudar, no dirigir)
  • Las criaturas mantienen activa su capacidad de maravillarse gracias a los seres, los fenómenos y la energía de la naturaleza.

Capacidad de maravillarse = forma de conocimiento sensible que puede servirnos a lo largo de toda la vida: fuente de alegría, entusiasmo y enriquecimiento personal, y está en la base de la motivación, la creatividad y el aprendizaje.

  • Para poder disfrutad libremente la naturaleza es importante el silencio y la capacidad de sentir sensitivamente (gran recurso educativo).