Beneficios

Crecer en contacto con la naturaleza

  1. Los niños con síntomas de TDAH tienen más facilidad para concentrarse después de pasar tiempo en la naturaleza (Taylor et al. 2001).
  1. Cuando disponen de vistas y contacto con el mundo natural, puntúan más alto en los test de concentración y auto-disciplina. A más verde, mejores resultados (Wells 2000, Taylor et al. 2002).
  1. Los niños que juegan con regularidad al aire libre desarrollan más sus habilidades motoras de coordinación, equilibrio y agilidad, y caen enfermos con menor frecuencia (Grahn, et al. 1997, Fjortoft & Sageie 2001).
  1. Cuando pasan tiempo en espacios naturales, despliegan un juego más variado, imaginativo y creativo; lo que les ayuda a desarrollar el lenguaje y las habilidades de cooperación (Moore & Wong 1997, Taylor et al. 1998, Fjortoft 2000).
  1. La naturaleza mejora el desarrollo cognitivo ampliando la auto conciencia, la capacidad de razonamiento y de observación (Pyle 2002).
  1. El contacto cotidiano y las oportunidades de juego en la naturaleza, con unos valores éticos positivos, hacen crecer en los más pequeños un sentimiento de amor y armonía con el mundo.

  1. El mundo natural minimiza el impacto del estrés en la vida de los niños y les ayuda a enfrentar la adversidad. Cuanto mayor es el contacto, mayores los beneficios (Wells & Evans 2003).
  1. El juego en un entorno natural reduce o elimina por completo los problemas de acoso (Malone & Tranter 2003).
  1. La naturaleza ayuda a los niños a desarrollar su capacidad de observación, su creatividad y les proporciona una sensación de paz y unidad con el mundo (Crain 2001).
  1. Las experiencias tempranas en el mundo natural se han relacionado con el desarrollo de la imaginación y de la capacidad de maravillarse (Cobb 1977, Louv 1991). Esta última es un factor decisivo en la motivación, a lo largo de toda la vida (Wilson 1997).
  1. Los niños que juegan en la naturaleza tienen sentimientos más positivos sobre sí mismos y los demás (Moore 1996).
  1. Los entornos naturales estimulan la interacción social entre los niños (Moore 1986, Bixler et al. 2002).
  1. Estar al aire libre desarrolla un sentido de independencia y autonomía (Bartlett 1996). Jugar fuera estimula todas las capacidades infantiles mucho más que los espacios cerrados (Moore & Wong 1997).
  1. La quietud y sencillez de la naturaleza, apela a los sentidos a la vez, y es profundamente relajante y sanadora.
  1. Espacios naturales ofrecen = amplitud, gran cantidad y diversidad de experiencias sensibles, posibilidades de juego y movimiento (contribuyen a aumentar su fortaleza física y emocional, su sentido de independencia y eficacia personal y la confianza de sus capacidades).

  1. La interacción con la naturaleza facilita la expresividad del niño; le ofrece el camino hacia la autorregulación y le facilita las condiciones para adquirir una madurez emocional y afectiva.
  1. Al estar al aire libre = entran en relación con otros organismos vivos y empiezan a conocerlos y respetarlos. “Se cuida aquello que se ama” (David Sobel).
  1. Beneficios pedagogía verde: armonía emocional, autoconfianza, desarrollo físico-mental, habilidades de comunicación, sentimiento de bienestar generalizado…
  1. Tener la oportunidad de disfrutar de la naturaleza en las distintas estaciones y climas es una experiencia muy saludable y educativa.
  1. Desarrollan una mayor conexión y comprensión de sí mismos, de las cosas que les gustan, las que son importante….al tiempo que construyen un sentimiento de pertenencia y de seguridad en el mundo.
  1. Vivir al aire libre armoniza nuestro organismo con los ciclos-ritmos de la naturaleza.
  1. Espacio de relajación, reflexión e introspección…cuyos beneficios permanecerán en las criaturas durante toda su vida (Heike Freire, Pedagogía Verde). 

 

Podéis encontrar más información aquí.